Crédito

Tarjetas de crédito de marca compartida: una apuesta de mercadeo

La oferta en el mercado de las tarjetas de crédito es cada vez mayor, según la Superintendencia Financiera hay más de 14,9 millones ofrecidas por bancos del país. Cupo, facilidades de pago, descuentos, cuotas de manejo y alianzas son algunos de los beneficios que generan valor al cliente e inclinan su decisión de adquisición, sin embargo en esta ocasión nos centraremos en las bondades de las tarjetas de marca compartida.

Este modelo de negocio parte de la afinidad que tengan los consumidores hacia un producto o servicio en específico. Funcionan como tarjetas de crédito normales, aceptadas en los establecimientos que reciban la franquicia (Visa, Mastercard, AMEX), pero proporcionan beneficios constantes del aliado.

Un ejemplo claro es la Tarjeta Linio – Colpatria de franquicia VISA.  Al recibirla, el tarjetahabiente es acreedor a un bono por $50.000 pesos para que realice su primera compra en Linio, el portal de compras por Internet.  Recibe además la membresía de Linio PLUS por un año, el programa de fidelización de la compañía que ofrece un catálogo de alrededor 550.000 productos con envío gratuito y ofertas exclusivas.  Y finalmente obtiene 20% de descuento siempre al utilizar este método de pago en la compra de cualquier producto sin excepción. Puede utilizar el descuento, acumulable con otras promociones, todos los meses, con máximo de descuento mensual de $100.000.

Para obtener la tarjeta no es necesario acudir a la entidad financiera. En muchas ocasiones las empresas aliadas permiten realizar la solicitud a través de sus canales propios, lo que le brinda comodidad y facilidad al consumidor y genera más posibilidad de colocación.  Al entrar a la página de Linio y dar clic en Tarjeta Linio, el potencial tarjetahabiente es re direccionado a una página segura en la que registra sus datos, espera máximo 5 minutos y recibe confirmación de aprobación.  Posterior a eso, Colpatria lo contacta para pactar la fecha de entrega.

Según datos históricos de Linio, la mayoría de las personas que solicitan su tarjeta son hombres y están en un rango de edad de 30 a 45 años. Aunque son las mujeres las que influyen en más del 80% de las adquisiciones.

Esta estrategia de mercadeo, les permite a ambos actores (banco y aliado) ampliar su base de datos y llegar a más personas.

Un texto de: Angélica Porto, Loyalty Project Manager