¿Cuál es la faja ideal para ti?

Cada faja tiene una función distinta, por eso es necesario buscar asesoría en la materia para determinar cuál es la que se debe comprar, ya que el mercado ofrece diversos modelos, texturas, colores y materiales. Con cierres laterales, broches delanteros o traseros, completas o no, tipo straple o camiseta, con brasier, para damas y caballeros.

Por lo general, las fajas no se notan debajo de la ropa; algunas resultan cómodas y sencillas de lavar, además de mejorar el autoestima. Un aspecto fundamental es ubicar la talla adecuada porque, aunque hay personas que piensan que mientras más pequeña es mejor, estas pueden ejercer presión sobre los órganos y sistema circulatorio causando daños importantes en el cuerpo.

Tipos de fajas

  • Estéticas: Son las que están diseñadas para moldear el cuerpo al levantar los glúteos, aplanar el abdomen y mantener los senos firmes.
  • Reductoras o térmicas: Su función específica es reducir medidas al concentrar el calor y por ende, hacer que la persona sude perdiendo más líquido que grasa corporal.
  • Ortopédicas: Están diseñadas para corregir posturas y para utilizarse en procesos de cirugía, gracias a que disminuyen la inflamación y reducen hematomas y hemorragias. En el caso de la maternidad, es un buen soporte para la espalda, debido al peso que se obtiene durante el embarazo.

¿Cómo seleccionar la talla correcta?

Va a depender del uso que se le quiera dar, si es para la rutina diaria se debe seleccionar una o dos tallas menos a la que se usa habitualmente hasta que el cuerpo se vaya adaptando progresivamente, pero si más bien, se requiere para luego de una intervención quirúrgica, lo ideal es que sea de la talla que normalmente se utiliza.

Posterior a un tratamiento estético, se sugiere comprar una faja de hasta dos tallas menos y, en el caso de un post-parto, es recomendable consultar con el médico tratante antes de adquirirla.

Recomendaciones generales

  • Buscar prendas con microfibras de calidad, que garanticen la flexibilidad suficiente al momento de usarlas.
  • Cuando se trata de fajas completas, revisar que los parches en zonas especiales, como el busto o los glúteos, estén hechos de algodón y con buenas costuras.
  • Al usar fajas, éstas no deben producir enrojecimientos o hinchazón.
  • Antes de comprar una faja, asegurarse de que cuente con la suficiente ventilación en el área pélvica y brinde comodidad al momento de ir al baño.
  • Cuando la prenda es enteriza, escoger una con tirantes elásticos ajustables.
  • El ruedo de la faja debe ser ancho, con el fin de evitar problemas de circulación y no producir marcas en las piernas.
  • En caso de practicar levantamiento de pesas, se recomiendan las que están hechas de cuero.
  • Seleccionar la faja abdominal con tirantes para los trabajadores que levantan manualmente cargas pesadas. Con ella se reducen los riesgos de lesiones lumbares.
  • Lavar la faja con jabón neutro una vez por semana, no la meterla a la secadora ni exponerla al sol.