Cámara térmica: Cómo funciona y para qué sirve

Una cámara térmica es una herramienta tecnológica que se usa en diferentes ámbitos profesionales. Se emplea en el campo de la investigación científica, en la medicina e, incluso, en el área de veterinaria. También son útiles en operaciones militares y para resolver algunos tipos de crímenes. Son una clase de aparato que pocos conocen, pero tienen una amplia gama de utilidad. 

¿Cuál es el funcionamiento de una cámara térmica?

Una cámara térmica usa una lectura de las emisiones de infrarrojos que emite un cuerpo, ya sea de una persona, animal u objeto. Todo tipo de materia reproduce cierta cantidad de radiación de cavidad y va en función de su temperatura. Por lo tanto, dicha herramienta es capaz de traducir esta medida de forma visible para el ojo humano y presenta, por lo general, imágenes monocromáticas que varían la intensidad del color para indicar los puntos más fríos o cálidos.

Cámara térmica
Imagen recuperada de “www.cadenaser.com”

Existen en función del tipo de detector

Al contrario de una cámara réflex que se diferencia de sus características según el tipo de sensor o montura, esta clase de herramientas varían de acuerdo al tipo de detector. Unas, pueden tener sensores criogenizados que, como su nombre lo dice, están enfriados a varios grados bajo cero, por lo que son muchísimo más sensibles a la temperatura de un cuerpo. Estos son los pros y contras:

  • Pueden detectar temperaturas desde 0,01 °C.
  • Es posible utilizar lentes externos para observar objetivos más lejanos.
  • El enfriamiento del sensor tarda unos 7 minutos para poder utilizarse, por lo que el consumo de batería es mayor. 
  • Costo elevado de fabricación.

Dato: Las herramientas de este tipo son más usadas en el ámbito militar y para cámaras de seguridad debido a su alta sensibilidad. 

También, existen aquellas cámaras infrarrojas que operan a la temperatura ambiental, por lo que no requieren equipos de enfriamiento. Esto es porque se usa un tipo de sensor que cambia las propiedades eléctricas del cuerpo emisor. Los datos se miden y se comparan con los valores de la temperatura del ambiente para dar una respuesta determinada.

Celular con cámara térmica
Imagen recuperada de “www.flir.es”

Una cámara térmica también varía según su origen de radiación

Hay cámaras infrarrojas activas que emiten radiación infrarroja con un reflector integrado o, también, este puede estar ubicado en otro lugar. Primero, alumbra el cuerpo detectado y dicho alumbramiento rebota en forma de respuesta para ser leído por el aparato. Luego se interpreta a través de una imagen monocromática que dará el resultado. Su alcance llega a ser de 100 metros o incluso más, esto varía según el fabricante.

Luego están las pasivas, que no funcionan mediante el sistema de los aparatos mencionados anteriormente. Realizan una lectura de la radiación infrarroja emitida por un cuerpo y se emplean para rastrear personas en áreas de difícil acceso visual como lugares llenos de humo, niebla o, incluso en la noche. Son los equipos más comunes que podrás ver, por ejemplo, los celulares Caterpillar poseen una cámara térmica integrada en ellos y son muy útiles.

Estas herramientas pueden tener varias aplicaciones

Este tipo de elementos tienen muchas variaciones en su uso y son sumamente eficientes en el rastreo de ciertos elementos que se están buscando. Sin duda, son aparatos muy funcionales con un amplio espectro de aplicaciones. 

Quizá te puede interesar: ¿Celular con cámara? Acá te mostramos los mejores

One Comment

  1. Pingback: Proyector de video: ¿Para el hogar, la oficina o para conferencias?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *