Guía práctica para crear la sala de juegos educativa que todo niño desea

La infancia es una de las etapas claves del desarrollo físico y psicológico de todo niño, pues durante esa época se aprenden valores importantes para la vida adulta. Por ello, que hay que dedicar un especial esfuerzo al momento de acondicionar espacios de la casa donde el niño pasará más tiempo, especialmente la sala de juegos, pues es a través de las actividades recreativas que los pequeños tienden a retener más información. 

Imagen recuperada de “www.lamenteesmaravillosa.com”

Importancia de los juegos para el crecimiento 

Es importante entender que el juego es una de las partes más importantes dentro de la vida de los niños en crecimiento, ya que además de proporcionar un entretenimiento sano y divertido, también ayuda a estructurar su concepción acerca del mundo que le rodea. 

En líneas generales, los más pequeños del hogar se caracterizan por aprender las cosas a través de la repetición de actividades, es ahí en donde cobran importancia los juegos, pues estos poseen un carácter formativo y reiterativo que los conduce a encontrarse con situaciones una y otra vez, a las cuales podrás irse adaptando a medida que las dominan mientras crecen. 

Por otro lado, el hecho de que existan distintas formas de esparcimiento tales como deportivos, de mesa, videojuegos, juguetes, etcétera, permite obtener beneficios particulares que contribuyen con el desarrollo de aptitudes personales; terminan por consolidar la conducta lúdica como una de las mejores formas de que el niño crezca y aprenda.

Imagen recuperada de “www.bebesymas.com”

¿Cuáles son los elementos imprescindibles en una sala de juegos? 

Al momento de equipar la sala de juegos para niños existen ciertos artículos que hay que tener en cuenta, sin embargo, lo principal y más recomendado es inclinarse por aquellos juguetes con los que el pequeño sienta más empatía. Lo importante de este espacio es que exista un vínculo emocional y una zona de confort a la cual recurrir en todo momento. 

Una vez que se conozcan cuáles son las preferencias del pequeño, los padres pueden proceder a diseñar la sala de juegos y equiparlo incluyendo: 

Juegos deportivos 

El deporte es una parte fundamental para el crecimiento óptimo de todo individuo, pues además de ayudar con el desarrollo y fortalecimiento a nivel muscular, la actividad física también va de la mano con una serie de beneficios psicológicos como la liberación del estrés, reducción del aislamiento social y los niveles de depresión.

Así pues, lo primero que hay que hacer es considerar las dimensiones de la habitación, y con base en ello decidir. Por ejemplo, si se trata de un cuarto grande una mesa de billar o un lanzador son la opción perfecta, mientras que en el caso de una recamara pequeña, lo que se puede hacer es distribuir los muebles para que exista un área despajada en donde el niño pueda jugar con la pelota. 

Imagen recuperada de “www.archdaily.com”

Juegos creativos 

La creatividad es un don natural que se encuentra activo en la mente de todo niño, pues ya que él aún ignora racionalmente cómo funciona el mundo, recurre a la fantasía para explicar los eventos que aún no comprende.

Pero a medida que crece y desarrolla procesos mentales lógicos, esta aptitud se puede ir reduciendo. Lo ideal es que el pequeño realice actividades que incentiven su creatividad y así en el futuro pueda afrontar la vida desde esta perspectiva. 

Los juegos para armar son perfectos en este sentido, pues es un artículo a través del cual puede diseñar y construir lo que desee dejándose llevar por su sentido creativo.

Por otro lado, es muy recomendable dejar una pared completamente libre en donde el pequeño pueda pintar, dibujar y escribir libremente, pues las actividades artísticas son también una buena estrategia para promover la creatividad. 

Sala de juegos con piezas armables

Juegos narrativos 

Dentro de esta categoría se encuentran básicamente las figuras de acción, las muñecas y los peluches. Estos poseen un gran significado para los pequeños del hogar, pues tienden a ser los objetos con los cuales los niños suelen desarrollar su primera amistad fuera del núcleo familiar. Es muy recomendable distribuir diversos juguetes en la habitación, para que independientemente del lugar al que se muevan, puedan encontrarse con un amigo y juegue. 

Este tipo de objetos son importantes también pues los pequeños los utilizan como vehículos para construir estructuras narrativas dentro de su mente como forma de juego, por ejemplo, al tener un muñeco de un vaquero y un astronauta puede imaginar un sinfín de divertidas aventuras.  

Imagen recuperada de “www.mattel.com”

Videojuegos 

Por último, es importante agregar en la sala de juegos, diferentes tipos de videojuegos, estos son perfectos para aquellas habitaciones que no son tan grandes, además que pueden ser utilizados por todos los integrantes de la familia para compartir con el pequeño, consolidando así los vínculos emocionales entre los miembros del hogar.  

Además, este tipo de juegos suelen condensar conceptos y valores universales como la amistad, el honor y la fraternidad con los cuales es recomendable que los niños se relacionen desde pequeños, para que así puedan desarrollar su propio sentido común, crítico además de la identidad personal.  

Sala de juegos con videojuegos
Imagen recuperada de “www.retina.elpais.com”

Para crear una sala de juegos en casa ideal, lo más importante a tener en cuenta son los gustos del niño, ya que de esta forma disfrutará genuinamente cada una de las actividades y su aprendizaje será mayor. 

Quizás te pueda interesar: Bienestar infantil: ¿Cómo crear un hogar seguro para niños y bebés?

2 Comments

  1. Pingback: Series de TV: Todo lo que necesitas saber sobre Big Little Lies

  2. Pingback: 6 artículos que facilitarán los primeros meses de maternidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *