Trucos para remodelar y renovar una casa antigua

Hoy en día conseguir un hogar de sueños puede llegar a ser algo muy costoso, por eso es recomendable renovar para lograr lo que se desea. Para actualizar la vivienda, más que dinero se necesitan ganas para hacerlo, y más importante: creatividad. Muchos se sorprenderán de la manera en que puede cambiar un espacio con unas cuantas manos de pintura y una buena limpieza, de esta manera una casa antigua quedará en óptimas condiciones.

Vivir en un lugar viejo y tener la oportunidad de renovarlo es una gran suerte: vigas, pisos, muros, techos que hagan recordar a otra época.

Antes de comenzar a hacer los cambios, lo apropiado es tener la ayuda de un profesional en el área para que asesore sobre los materiales a utilizar, la distribución y cuáles elementos dejar.

¿Cómo comenzar a remodelar una casa antigua?

La estructura

Lo primero que se debe tener en cuenta es la estructura de la vivienda. Un arquitecto ayudará a analizar el estado en que se encuentran las paredes, pisos, muros y si existen grietas o humedad. También diseñará un proyecto en donde se vea en detalle aquellos objetos que no son tan seguros para mantener y los que sí se pueden reutilizar.

Casa antigua
Imagen recuperada de “www.sindyktest.elpais.com.co”

Revisar la instalación eléctrica

Un aspecto que no se puede olvidar es la iluminación. Las viviendas antiguas tienden a presentar muchos problemas, ya que el sistema eléctrico suele ser un poco viejo y no se adapta a las necesidades actuales.

Hay que estudiar cuáles son las prioridades que se tienen y modificarlo todo. Además, es el momento indicado para incluir alguno que tenga ahorro de energía. Luego de esto se podrá elegir entre iluminaciones indirectas, directas o de ambiente.

Planear la distribución 

El paso que sigue es planificar cómo se va a distribuir el hogar, ya que se está a tiempo de cambiar el espacio original y adaptarlo a lo que se requiere. Es posible que se necesiten más habitaciones o menos, una cocina abierta a la sala o no. Es el momento preciso para decidir qué es lo que se quiere. 

Reparar las paredes

El daño en las paredes es uno de los factores más comunes que existen en una casa antigua, debido a los años de construcción que tiene la vivienda.

Antes de realizar cualquier obra se debe examinar el estado de todas las paredes y verificar que ninguna tenga alguna humedad que pueda traer problemas a futuro. Posteriormente, que se hayan revisado se podrá arreglar todos esos obstáculos como grietas o agujeros con los materiales precisos e indicados, y seguidamente disponerse a preparar el barniz.

Casa antigua
Imagen recuperada de “www.pixabay.com”

Como se pueden conseguir unas que estén en muy malas condiciones, también es posible hallar otras que solo necesiten una limpieza profunda y un poco de pintura. Primero hay que asegurarse de desocupar todo el lugar y cubrir el suelo, puede ser con papel periódico o plástico para evitar ensuciarlo. Siempre se aconseja colocar por lo menos dos capas de color, o incluso una tercera para lograr más intensidad.

Limpiar o reemplazar las alfombras

Algunas propiedades conservan sus objetos originales. Esto acumula cantidades de polvo y sucio que son inimaginables, por ello el primer paso es quitarlas o reemplazarlas.

Si las alfombras se encuentran en buen estado y se considera que aún tienen vida útil, se pueden lavar y limpiarlas con profundidad y luego aspirarlas, de esta manera quedarán como nuevas.

Casa antigua
Imagen recuperada de “www.pixabay.com”

Instalar nuevas puertas

Por lo general en una casa antigua, las puertas y ventanas son las mismas desde la construcción, por eso muchas veces las bisagras están desgastadas y oxidadas, por lo que muchos no querrán que sea un tormento. Una de las primeras modificaciones debe ser esto, tanto en la principal como el resto de las habitaciones. Además, se le estará dando un toque de personalidad al hogar con diferentes estilos.

Los ventanales modernos son recomendados para que aíslen el frío de mejor manera y así evitar el ruido que se genera en el exterior.

Pulir el suelo

Para terminar, siempre es bueno aprovechar lo que se pueda usar de este lugar, por ejemplo, la madera suele ser muy resistente y duradera, así que no hay que dudar en usarla. Al darle una mano de pintura o pulirla se notará como nueva para ahorrar algo de dinero. Además, va bien con todos los estilos.

Decoración personal

El último paso a tener en cuenta es la decoración. Ya se tiene hecha la remodelación completa, con la distribución escogida, afuera las humedades, y con algunos elementos originales de su estructura. Ahora viene la parte más divertida para muchos: ¡ponerla hermosa!

Se pueden usar diferentes objetos decorativos que sirvan para ambientar este espacio y luzca como nuevo, ya sean lámparas, pinturas y cuadros, espejos relucientes y brillantes, fotografías, entre otras opciones.

Una buena idea es ambientarla con sofás cómodos y resistentes. Asimismo, las sillas y el comedor lograrán que esta sea más confortable y tendrá un look único.

Casa antigua
Imagen recuperada de “www.davidmorenointeriores.com”

Si son de las personas que han decidido reacondicionar este lugar, no hay que preocuparse por el mal aspecto que tanga ya que todo se puede mejorar.

Lo mejor es planificar y evaluar con tiempo qué se quiere hacer, para así analizar y prevenir gastos innecesarios y errores. Hay que disfrutar de este momento y la amplia variedad de posibilidades que se tendrán con una casa antigua.

Quizás te pueda interesar: ¿Cómo darle un nuevo estilo a la casa de verano?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *