Tarjeta de crédito

Retenciones por pagos con tarjetas débito y crédito: un freno para el comercio electrónico

El desarrollo del modelo de Marketplace, en el que se conectan proveedores con clientes, ha alcanzado avances importantes en los últimos años en Colombia. Esto ha permitido convertir el comercio electrónico en una gran plataforma para que los pequeños y medianos empresarios puedan acceder de manera rápida y segura al ecosistema digital, que les amplía las fronteras para llevar sus productos y servicios a todos los rincones del país.

Al modelo se vinculan empresas ubicadas en el exterior o con presencia local para poder interactuar directamente con la plataforma tecnológica, que les servirá de vitrina virtual para exhibir y vender sus productos. Por dicho servicio se paga una comisión que incluye: inversiones en marketing, logística, atención al cliente y medios de pago.

Métodos de pago

Los métodos de pago más amigables, que se ajustan a la perfección a este negocio, son las tarjetas débito y crédito, ya que por medio de éstas el cliente tiene la posibilidad de realizar sus pagos de forma directa e inmediata desde la página en la cual realiza la compra.

Sin embargo, a pesar de todas las bondades que presentan, en Colombia suponen una implicación tributaria importante para los comerciantes:  estas transacciones están sujetas a retenciones en la fuente por concepto de renta, IVA e ICA sin importar el monto de la venta.

Estas retenciones, que llegan a ser de alrededor del 4.5% del valor de la transacción, son descontadas de la venta por las entidades financieras afectando de manera directa el flujo de caja y el capital de trabajo de los pequeños y medianos empresarios.

Ante esta situación, muchos de estos comerciantes optan por no vincularse al ecosistema digital y deciden seguir vendiendo en efectivo, pues las retenciones en este caso son sobre ventas iguales o superiores a los $803.000.

¿Qué hacer?

En el proyecto de reforma tributaria, que se encuentra en curso en el Congreso de la República, se incluyó la figura del monotributo que consiste en eximir de estas retenciones a los pequeños comercios que cumplan, entre otros requisitos, el tener ventas de un margen mínimo. Sin embargo, aunque el propósito de este cambio normativo es bien intencionado, resulta insuficiente ya que cubre una pequeña porción de comerciantes.

Si el Gobierno quiere impulsar objetivamente el desarrollo digital en el país, debe considerar en esta reforma tributaria la posibilidad de eximir de retenciones en la fuente a los medios de pago por tarjeta débito y de crédito a través de comercios electrónicos o definir una base inferior a la establecida para la compra de bienes y servicios que para el año 2016 se encuentra establecida en un 100%.

Con la eliminación de estas retenciones, o con la fijación de la base mínima sujeta a retención, se lograría una mayor inclusión de los pequeños y medianos empresarios no solo al ecosistema digital, sino también al sistema financiero y a la formalidad de la economía. Además, también permite a los comercios electrónicos con presencia en el país competir en condiciones de igualdad con aquellos comercios localizados en el exterior y que no están sometidos a estas retenciones.

Un texto de: Walter Vergara, CFO Linio Colombia

Quizás te puede interesar: Tarjetas de crédito de marca compartida: una apuesta de mercadeo

One Comment

  1. Pingback: Pagos a proveedores en el modelo Marketplace

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *